Titulo ABANICOS DE MUSEO
Poesia
 
Bajo cristales, en vitrinas,

reposados estáis olvidados, 
abanicos de sedas finas 
en lejanos tiempos bordados.

Y os abrís, en un sepulcral 
silencio, en fondo carmesí, 
a la luz de tarde otoñal, 
en el Museo de Cluny.

Y al pensar en lo que no existe,
encanto ayer y hoy desengaño,
decir parece el alma triste:
“¿Dónde están las nieves de antaño?”

¿En cuáles manos marfilinas 
lucirían vuestros encajes, 
en dulces citas vespertinas 
bajo los trémulos boscajes?

Corte de los Luises de Francia, 
reverencias ante el estrado.... 
¡Abanicos! Sois la fragancia 
Que va surgiendo del pasado!....

Fragancia que se desvanece 
En ideal mundo risueño, 
Mientras el alma se adormece 
En una bruma azul de ensueño.

Al veros, llegan a la mente 
Ecos de fiestas cortesanas, 
Cuando os plegabais lentamente 
Como al compás de las pavanas.

"Delfín! ¡Callad, os lo suplico!"
Decía la rubia Marquesa, 
Y en tanto, tras el abanico, 
Reía una boca de fresa.

Restos de antigua aristocracia 
Que llevó del tiempo el turbión, 
¡Cómo os abriríais con gracia
En los jardines del Trianón!
¡Y qué encantadores secretos 
Guardaréis de épocas remotas,
Cuando en Versalles, los minuetos
Alternaban con las gavotas!

Abanicos de sedas finas 
Que durmiendo estáis olvidados,
¡Desde el fondo de las vitrinas
Cómo evocáis tiempos pasados!
 

                                                                                                                              J´aime les éventails fanés
                                                                                                                             Dont le lointain passé chagrine.
                                                                                                                                 MAX WALLER. 
                                                                                                                                  (TRADUCCIÓN)

       
Fecha 2009-09-25
 
 
Todos los derechos reservados
desarrollado por