Titulo A LAS MONTAĐAS DIVINAS
Poesia

 

Ventisqueros azules, duros cerros erguidos
de mármol y pizarra; llanos donde furente
el viento arranca el trigo y el centeno; ¡torrente,
riscos, lagos, y bosques llenos de sombra y nidos!
Antros y negros valles donde los perseguidos
y desterrados, antes que doblegar la frente
buscaron lobos y águilas en un clima inclemente,
i sed benditos! ¡Y sedlo, barrancos escondidos!
Huyendo de la ergástula y duros opresores,
dedicó el siervo Gémino esta columna un día
a los Montes de la áspera Libertad protectores.
Y en estas cimas, donde la calma hace que vibre
el silencio, en la atmósfera, pura, inviolable y fría,
parece oírse el grito que lanza un hombre libre.
       
Fecha 2010-10-02
 
 
Todos los derechos reservados
desarrollado por