Titulo EL CABRERO
Poesia
Oh pastor, no prosigas por ese agrio camino
los saltos de esa cabra. Déjala. En la ladera
ande nos da el
estío morada placentera,
tu esperar es inútil al fulgor vespertino.
 
 
 
Quedémonos. Tendremos higos rojos y vino.
Labra de despertamos la aurora en la ribera.
habla paso. Los Dioses nos hallaran doquiera,
hécate esta mirándonos con su mirar divino.
 
En aquel antro oscuro donde el viento se agita,
el Sátiro, demonio de estos sitios, habita;
Salir podría acaso si oye nuestras palabras.
¿No escuchas en sus labios cantar el caramillo?
Es él. Sus dobles cuernos lucen dorado brillo,
y al claro de la luna danzar hace mis cabras.
       
Fecha 2010-10-02
 
 
Todos los derechos reservados
desarrollado por